El BEI ha proporcionado cerca de 200 millones de euros para reducir las emisiones contaminantes generadas por los autobuses que circulan por grandes núcleos urbanos en España. Desde 2017, el banco de la UE ha facilitado esta financiación dentro del programa Cleaner Transport Facility, destinado a impulsar sistemas de transportes más limpios. Se trata de un instrumento financiero conjunto del BEI y la Comisión Europea que está contribuyendo a que ciudades como Las Palmas de Gran Canaria, Barcelona, Valencia o Palma de Mallorca dispongan de nuevos autobuses, híbridos, eléctricos o de gas natural comprimido de última generación, que sustituyen a vehículos diésel antiguos más contaminantes.

En concreto, en Las Palmas de Gran Canaria este programa de financiación ha contribuido a desarrollar un nuevo sistema de transporte rápido por autobús, con nuevos carriles diferenciados, y a poner en circulación 17 nuevos autobuses ecológicos, con nuevas paradas y estaciones. En Palma de Mallorca, el apoyo del BEI está permitiendo sustituir 180 vehículos diésel por nuevos autobuses que funcionan con gas natural comprimido, y que han ampliado su longitud para reforzar el servicio. En Valencia, la flota de autobuses urbanos se renovará con 200 nuevos vehículos híbridos que sustituyen a otros de tipo diésel y de más de 20 años, lo que permitirá reducir hasta en un 35% las emisiones de gases de efecto invernadero emitidas por los autobuses urbanos circulan por la ciudad. Barcelona también ha participado en este programa de financiación para poner en circulación 254 nuevos buses menos contaminantes, más modernos y seguros. Además de los cerca de 200 millones de financiación proporcionados hasta ahora, el BEI ha aprobado facilitar más fondos para impulsar proyectos de transportes limpios en otras ciudades españolas.

Parte de esta financiación se ha otorgado gracias al apoyo del Plan de Inversiones para Europa, cuya garantía permite al BEI facilitar financiación en condiciones ventajosas para apoyar inversiones que, por su estructura o naturaleza, contribuyen a aumentar el crecimiento económico y el empleo. En concreto, en su conjunto estas inversiones en transporte limpio permitirán crear 1.000 puestos de trabajo centrados en la construcción de los nuevos vehículos para Barcelona, 580 en Valencia y 330 en Palma de Mallorca, en estos dos últimos casos durante la fase de implementación. En Las Palmas de Gran Canaria, el proyecto financiado por el BEI para mejorar el transporte público en la ciudad ha contribuido a crear 1.000 puestos de trabajo durante la fase de ejecución del proyecto

Emma Navarro, vicepresidenta del BEI responsable de la actividad del banco en España y también de su acción climática ha asegurado: «Estamos muy satisfechos de apoyar proyectos que, como los financiados bajo este programa, promueven un transporte urbano limpio que mejora la calidad del aire de nuestras ciudades al tiempo que generan crecimiento económico y empleo. La implementación de este instrumento de financiación es un gran ejemplo del compromiso del BEI para facilitar la transición hacia una economía baja en carbono en España y en el resto de Europa. Tal y como hemos anunciado en la reciente Cumbre del Clima de Naciones Unidas, tenemos el propósito de aumentar nuestros esfuerzos y de incrementar los recursos que destinamos a la lucha contra el cambio climático y a otros objetivos medioambientales, lo que supone un paso fundamental en la consolidación del BEI como Banco Europeo del Clima».

«Para poder llevar a cabo con éxito la transición hacia una economía próspera, moderna, competitiva y neutral desde el punto de vista climático, todos los sectores y todos los servicios deben ir en la misma dirección. El transporte representa casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero que se registran en Europa y es la principal causa de la contaminación del aire en las ciudades. Por ello, es necesario llevar a cabo grandes inversiones para hacer frente a esas emisiones y la implementación de este programa es un ejemplo modelo que muestra cómo las inversiones del BEI impulsan la transición hacia energías limpias en el sector del transporte y mejoran la calidad de vida de los ciudadanos europeos»

Por su parte, el Comisario Europeo responsable de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha afirmado: «Para poder llevar a cabo con éxito la transición hacia una economía próspera, moderna, competitiva y neutral desde el punto de vista climático, todos los sectores y todos los servicios deben ir en la misma dirección. El transporte representa casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero que se registran en Europa y es la principal causa de la contaminación del aire en las ciudades. Por ello, es necesario llevar a cabo grandes inversiones para hacer frente a esas emisiones y la implementación de este programa es un ejemplo modelo que muestra cómo las inversiones del BEI impulsan la transición hacia energías limpias en el sector del transporte y mejoran la calidad de vida de los ciudadanos europeos».

El BEI y la acción contra al cambio climático

El Banco de la UE es una de las instituciones multilaterales que más financiación facilita en todo el mundo para luchar contra el cambio climático. El objetivo del Banco es liderar la movilización de la financiación necesaria para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 ˚C y limitar el aumento de la temperatura a 1.5 ˚C con el fin de cumplir con los objetivos del Acuerdo de Paris. En la Cumbre del Clima celebrada en septiembre en Nueva York, el Grupo BEI anunció su intención de aumentar su acción climática, incrementando gradualmente la financiación que destina a objetivos climáticos y medioambientales hasta el 50% en el año 2025 y movilizando, hasta el año 2030, al menos 1 billón de euros para favorecer inversiones que contribuyan a lograr estos objetivos. Asimismo, anunció el propósito de alinear todas las actividades del Grupo BEI con el Acuerdo de París.