A día de hoy no sabemos cual será la posición respecto a un posible veto de la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager en el asunto de la fusión Alstom-Bombardier.

Aunque el factor determinante de esta decisión es sin duda el económico se debería contemplar el hito tecnológico que una fusión entre Alstom-Bombardier podría potenciar en el ámbito de la investigación y el desarrollo. Las empresas europeas se enfrentan a un mercado cada vez más complicado y difícil debido al gran desarrollo que tiene la competencia china.

¿Se debería de cuidar la aparición o no de empresas chinas ferroviarias en Europa? Según la investigación comunitaria concluye en el mercado de trenes de alta velocidad «es muy improbable» que la entrada de empresas chinas vaya a representar un problema de competencia en el futuro. En el caso del mercado de señalización, la CE ha confirmado que ahora mismo no hay proveedores chinos en el Espacio Económico Europeo (EEE) y que «pasará mucho tiempo» antes de que los haya.

Claro nos encontramos que el desarrollo cada día mayor de la alta velocidad, de la seguridad y la parte correspondiente que supone todo el tema de señalización en el conjunto de ferrocarriles tanto en la alta velocidad, largo recorrido, velocidad media y cercanías nos obliga a forrar por así decirlo de todos los posibles inteligencias que puedan hacer proyectos conjuntos para ser vanguardistas en estos temas. Es casi inimaginable la velocidad con que se desarrollan todas las tecnologías tanto de comunicación como de seguridad, como de incremento de prestaciones en los que es velocidad, confort, etc. en el sector ferroviario.

Si analizamos detenidamente el sector hace 20 años las empresas chinas entre ellas CRRC no habían hecho ni tan si quiera un desarrollo aceptable de lo que es el alta velocidad. Sin embargo, debido al sistema de decisión centralizada de China se les facilita ordenar los recursos en una dirección sin objeción de nadie y sin que haya ninguna historia de la competencia.

Se entiende perfectamente que la UE este muy vinculada a lo que puede ser el libre mercado y lo que es la competencia y demás. Pero se deben distinguir dos cosas la competencia económica que es una cuestión determinada y la competencia tecnológica. Si no se agrupan los grandes grupos europeos, en poco tiempo no podrán hacer frente al gigante de la competencia china. Ellos cuentan con recursos y una formación que han tenido durante muchos años sus técnicos que le has permitido incorporar tecnologías que antes solo las poseían las empresas europeas en alta velocidad. Si se bloquea la fusión de Alstom-Bombardier como se hizo con Alstom- Siemens no le estarán haciendo un favor a la UE.

Es por tanto vital que se reconsidere cualquier posición que este bloqueando la fusión de Alstom-Bombardier porque se arriesgan a perder toda credibilidad europea entre los socios del sector ferroviario.

Juan Broseta Carrasco

Dr. Ingeniero