Talgo ha resultado adjudicataria por la empresa estatal de ferrocarriles danesa DSB de un contrato para el suministro inicial de ocho composiciones de coches convencionales (Intercity), como parte de un contrato marco, tras un proceso de licitación internacional competitiva y abierta. El primer pedido comprende el suministro de ocho composiciones de coches Intercity, con una capacidad superior a las 440 personas cada uno, así como el suministro durante 16 años de piezas de parque y para mantenimiento. La entrega de estas unidades está prevista para 2023. La operadora se reserva la opción de ejecutar nuevos pedidos de unidades adicionales, tanto de formaciones completas como de coches individuales.

DSB ha elegido la plataforma Talgo 230 para líneas convencionales y de altas prestaciones como el nuevo modelo de tren para su flota, con el objetivo de descarbonizar su sistema de transportes. El Talgo 230 para DSB circulará a una velocidad comercial máxima de 200 km/h, será más ancho que los de la competencia, lo que ofrecerá mayor espacio interior a los viajeros, y permitirá máxima accesibilidad en todo el tren, facilitando el acceso para las personas de movilidad reducida. Este modelo de tren también resultó elegido por el operador europeo Deutsche Bahn el pasado año.

La emergencia climática es una realidad científica que no puede ser ignorada, un reto que requiere acciones decididas y realistas. En Talgo creemos en una transición justa a un sistema de transportes descarbonizado y que el tren -eficiente, ligero- es la respuesta inmediata

Para Carlos Palacio, presidente de Talgo: “La emergencia climática es una realidad científica que no puede ser ignorada, un reto que requiere acciones decididas y realistas. En Talgo creemos en una transición justa a un sistema de transportes descarbonizado y que el tren -eficiente, ligero- es la respuesta inmediata”.

“La elección de Talgo por parte de DSB”, ha añadido Palacio, “viene a reconocer entre otros, la extrema ligereza y eficiencia energética de nuestros trenes, que permiten a las operadoras como DSB contribuir decididamente desde el sector del transporte a luchar contra la emergencia climática”.

Los trenes Talgo tienen la capacidad de reducir hasta un 30% el consumo energético respecto al estándar de la industria, gracias a la tecnología de rodadura, que es exclusiva de la empresa española, y que le permite fabricar coches de viajeros mucho más ligeros. De esa forma se consigue que el ferrocarril, que ya es el medio más sostenible, reduzca aún más su impacto en Dinamarca, un país que se ha comprometido a recortar un 70% sus emisiones de carbono antes de 2030 y a dejar de ser emisor de carbono no más tarde de 2050.

Sin fronteras

En la adjudicación ha resultado además clave la capacidad de Talgo para suministrar un tren multisistema, listo para prestar servicios transfronterizos cuando sea necesario, y capaz de adaptarse a las muy exigentes normativas técnicas nacionales de Dinamarca y Alemania, además de cumplir con el estándar común europeo de interoperabilidad (conocido como TSI por sus siglas en inglés), y su alto nivel de fiabilidad.

Las unidades que la operadora DSB ha encargado a Talgo, que se fabricarán para ancho de vía estándar europeo (1.435mm), se utilizarán en la línea internacional que une su capital, Copenhague, con uno de los principales enclaves ferroviarios de Alemania: el puerto alemán de Hamburgo.