La terminal intermodal del nodo logístico estratégico València-Font de Sant Lluís operará unas 150.000 UTI y 2.600 trenes al año

    0

    Ubicado en el Corredor Mediterráneo, constituye un nodo estratégico clave en la interconexión, interoperabilidad e intermodalidad de los servicios de transporte.

    La terminal intermodal, promovida por Adif en el nodo logístico València-Font de Sant Lluís, tendrá una capacidad para operar 150.000 Unidades de Transporte Intermodal (UTI) y maniobrar hasta 2.600 trenes de mercancías al año y sus dos grúas pórticos contarán con una capacidad de almacenamiento de 2.500 TEU/año (unidad de medida que equivale a un contenedor de 20 pies).

    Estos datos y su carácter estratégico para reforzar el transporte de mercancías en nuestro país han sido destacados hoy en un encuentro celebrado en València, en el que Adif y la Autoridad Portuaria de València (APV) -como entidades promotoras- y Grupo Alonso -como compañía explotadora de la terminal intermodal-, han presentado el proyecto del nuevo nodo logístico intermodal de la capital valenciana a representantes del sector.

    Instalaciones y servicios con dimensión internacional
    Ubicado en el Corredor Mediterráneo, junto al Puerto, València-Font de Sant Lluís forma parte de la Red Transeuropea de Transporte y constituye un nodo estratégico clave en la interconexión, interoperabilidad e intermodalidad de los servicios de transporte, que posibilitará la circulación de trenes en ancho estándar entre València y la frontera francesa.
    El centro, además, completará al Puerto de Vàlencia y está vinculado al desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto de València y de Mercavalencia.

    José Luis Soria, gerente del área Este de Servicios Logísticos de Adif, ha explicado que el nuevo nodo contará con 5 áreas diferenciadas: la terminal intermodal, que supone una inversión por parte de Adif de más de 35 millones de euros, la zona inmologística con naves para el tratamiento de la carga y un amplio elenco de actividades complementarias al transporte (aparcamiento de pesados, servicios auxiliares para el personal, etc.). “Todo ello compondrá un nodo con una capacidad operativa formidable que, sin duda, significa un antes y un después en las infraestructuras de transporte de la Comunidad Valenciana”, ha señalado.

    Asimismo, la terminal intermodal dispondrá de cobertura 5G, en el marco del plan que está desarrollando Adif en diez de las principales terminales logísticas en España consideradas estratégicas, con el objetivo de impulsar su digitalización y, con ella, la automatización de los procesos y la reducción de costes del transporte de mercancías por ferrocarril.

    La infraestructura 5G permite la prestación de servicios logísticos avanzados, con una automatización parcial o total, y facilita la gestión ‘inteligente’ del tráfico de mercancías, agilizando así los tránsitos y facilitando la intermodalidad. Con ella, además, se promoverá la interconexión de los principales nodos de transporte del sistema ferroviario de forma eficiente, redundando en una movilidad más sostenible e inteligente.

    Las obras de ejecución del proyecto constructivo de la terminal intermodal y logística de València-Font de Sant Lluís (1ª fase), así como la cobertura 5G, van a contar con financiación europea a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

    Dinamizar la actividad y generar negocio ferroviario y marítimo
    Como propietario de las instalaciones, Adif gestionará las actividades de maniobra, así como la capacidad nodal de forma coordinada con la capacidad de las diferentes líneas que acceden a la terminal. Además, garantizará el pleno acceso al Corredor Mediterráneo y asegurará la operación de vehículos y locomotoras en ancho estándar.

    Adif y la Autoridad Portuaria de València (APV), como entidades promotoras, desarrollarán las siguientes funciones:

    •    dinamizar la actividad entre los actores públicos y privados para poder impulsar la inversión en el hinterland y trabajar proactivamente con agentes externos en la generación de negocio relacionado con la actividad ferroviaria y marítima;
    •    definir la estrategia de cada unidad de negocio en relación con la generación de un valor añadido y la coherencia de la oferta de servicios;
    •    gestión de los espacios comunes.

    Grupo Alonso, como compañía explotadora por un período de concesión de 14 años -prorrogables otros 6 años más- focalizará su trabajo en la comercialización de la terminal, entre otras funciones.

    Jorge Alonso, presidente y CEO de Grupo Alonso, ha resaltado que el objetivo es lograr que Fuente de San Luis sea una terminal intermodal “flexible, moderna, innovadora, en definitiva, del siglo XXI”, añadiendo que “nuestro objetivo es ofrecer a nuestros clientes todos los servicios posibles para todo tipo de mercancías dentro de la propia terminal”. De esta manera, “contemplamos que tenga un almacén seco y frío, un taller para reparación de contenedores y semirremolques, torres de frío, un edificio de administración y el acceso y la salida estén automatizados”.

    Por su parte, València Plataforma Intermodal-ZAL se encargará de la comercialización y explotación de la parcela inmologística. Joan Calabuig, presidente de la APV, ha afirmado que “el proyecto de la estación intermodal de Font de Sant Lluís es claro ejemplo de colaboración institucional entre administraciones local (Ayuntamiento de València), autonómica (Generalitat Valenciana), y central (Mitma, Puertos del Estado, Autoridad Portuaria y Adif) y de modelo de gestión publico privada”. Además, ha remarcado que “esta iniciativa, para la que Valenciaport tiene comprometidos 15 millones de euros, se enmarca en el plan de descarbonización de la Autoridad Portuaria de Valencia que contribuye al objetivo de la sostenibilidad. El proyecto forma parte a su vez de la estrategia ferroviaria de la APV dotada con 240 millones de euros y que ha puesto en marcha actuaciones como la Autopista Ferroviaria Madrid-Valencia-Portugal, primera iniciativa de este tipo en España y que tiene como objetivo fundamental ‘subir los camiones al tren’, descongestionando la carretera”.

    Del mismo modo, Calabuig ha destacado que “el plan inversor de Valenciaport en esta área se completa con iniciativas como el acceso ferroviario a Sagunto, diversas inversiones en el Corredor cántabro-mediterráneo; la reordenación y ampliación de la red interior del puerto de València, la estación intermodal de FSL, la Intermodal en Sagunto, la terminal PLAZA en Zaragoza, el Puerto Seco de Madrid-Coslada, la futura terminal de Madrid-Vicálvaro o los acuerdos con proyectos logísticos intermodales en Albacete, Alcázar de San Juan, entre otras”.

    El transporte ferroviario de mercancías, un desafío
    El transporte ferroviario de mercancías es uno de los principales desafíos en nuestro país con el fin de subir más mercancías, que hoy discurren por la carretera, con el objetivo de avanzar en una movilidad más sostenible, inteligente, competitiva, multimodal y segura.

    En este contexto, se trabaja en diferentes líneas de acción: Corredores nacionales y europeos, conexiones con infraestructuras logísticas y portuarias, autopistas ferroviarias, el desarrollo de zonas logísticas modernas y digitalizadas y cadenas logísticas intermodales inteligentes.

    El nodo logístico València-Font de Sant Lluís se enmarca en la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030 del Mitma (Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), orientada a incrementar de modo efectivo el transporte ferroviario de mercancías mediante el impulso de nodos estratégicos intermodales situados en ejes prioritarios de mercancías.