Nuevo impulso al Plan de Rodalies

0

Barcelona, abril 2022. La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel
Sánchez, ha presentado en Montcada i Reixac el proyecto de
integración de la infraestructura ferroviaria a su paso por el núcleo
urbano de este municipio de la comarca barcelonesa del Vallès
Occidental.
La ministra ha estado acompañada de la presidenta de Adif, María Luisa
Domínguez, y la alcaldesa de Montcada i Reixac, Laura Campos.
El proyecto, actualmente en fase de licitación con un presupuesto
superior a los 465 millones de euros (IVA incluido), responde a una
demanda histórica institucional y vecinal del municipio, en el marco del
compromiso del Mitma con la mejora de las infraestructuras, permitiendo
además dar un decisivo impulso a una de las grandes obras de
transformación urbanística y ferroviaria en la red de Rodalies.

De este modo, y en el marco del desarrollo del Plan de Rodalies, se
prosigue con el intenso trabajo de coordinación técnica e institucional de
las administraciones implicadas desarrollado en los últimos años, y al
que se dará continuidad durante la ejecución de las obras para alcanzar
el mejor encaje posible de esta actuación en la trama urbana.

Esta gran actuación de transformación urbanística y ferroviaria, junto a
otras ya en curso, como la que se está acometiendo en Sant Feliu de
Llobregat, tiene una gran relevancia, ya que permitirá garantizar
plenamente la permeabilidad de la infraestructura ferroviaria de la línea
Barcelona-Portbou entre los dos sectores de la trama urbana, al eliminar
la histórica barrera que supone el actual trazado en superficie.
Así, también se aumentan las condiciones de seguridad para los vecinos
y la explotación ferroviaria al eliminarse los dos pasos a nivel situados
en este ámbito y que registran una elevada densidad de tráfico de
vehículos y peatones, en una línea con gran número de circulaciones de
las líneas R2 y R11 de Rodalies. Asimismo, se crearán nuevos espacios
de convivencia y dinamización socioeconómica y para el uso de los
ciudadanos.

Además de la construcción de una nueva estación soterrada cuyo
edificio de acceso quedará integrado en la nueva urbanización del futuro
tramo soterrado, este proyecto también es importante para la
configuración de los futuros esquemas de explotación de la red
ferroviaria de proximidad en el entorno de Barcelona y su área
metropolitana.

Para la integración del ferrocarril en este municipio (salida natural desde
Barcelona hacia el norte), se ejecutará un túnel de una longitud
aproximada de 4 km, que alojará tres vías.

El trazado del futuro tramo soterrado se iniciará a la altura del barrio de
Can Sant Joan. La zona de descenso se ejecutará mediante la
construcción de una estructura formada por pantallas de hormigón.
Posteriormente, y ya situado el túnel por debajo del acuífero existente en
la zona, su ejecución se realizará mediante sistemas convencionales de
excavación de túneles, lo que evitará el efecto barrera en la circulación
subterránea del agua, alcanzando una profundidad de 35 m.

Pasado este sector y coincidiendo con el ámbito urbano del municipio, el
futuro tramo soterrado se realizará mediante la construcción de pantallas
discurriendo sensiblemente bajo el trazado de las vías actuales.
La nueva estación subterránea se ubicará en las proximidades de la
estación actual. A partir de este punto, el soterramiento seguirá
avanzando en dirección norte, cruzando bajo el cauce del río Ripoll y la
autopista C-33. El nuevo trazado se ha calculado con parámetros aptos
para circulaciones de hasta 140 km/h y rampas máximas del 3%.

La futura estación contará con tres vías y dos andenes laterales,
quedando la vía central sin andén. Esta vía central será empleada por
las composiciones de trenes regionales que no realicen parada,
reduciendo así sus tiempos de viaje.

El edificio de la nueva estación se ubicará a nivel de calle y tendrá dos
accesos: uno desde la calle Guadiana y otro desde el paseo que se
creará sobre la losa que cubrirá las vías del ferrocarril. El vestíbulo
contará con dos lucernarios que permitirán la entrada de luz al interior
del edificio. El lucernario del lado montaña se materializará mediante un
forjado de vidrio traslúcido y antideslizante. Por la noche, las luces
artificiales de la estación, a través de los lucernarios, proporcionarán
iluminación al entorno, como si se tratase de una caja de luz.
Una estación de futuro plenamente sostenible, moderna, funcional,
accesible y segura, adecuada a las demandas y necesidades de los
clientes del ferrocarril.